CLOSE

Cáncer de Páncreas

El cáncer de páncreas representa solo el 3% de los casos de cáncer, pero es la quinta causa de muerte por cáncer en el mundo. Este cáncer afecta por igual a hombres y mujeres, con un pico de incidencia alrededor de los 60 años.

EN POCAS PALABRAS

En los últimos años, la incidencia de esta cáncer ha aumentado, probablemente debido a la existencia de mejores técnicas de diagnóstico (TC de abdomen, RM abdominal y ecografía endoscópica con aspiración con aguja fina). 

RIESGOS DEL CANCER DE PÁNCREAS

No existe un análisis específico para detectar este cáncer, que pueda permitir un diagnóstico temprano. Su causa es desconocida. Algunos factores de riesgo son: fumar cigarrillos, una dieta rica en carne y pobre en frutas y vegetales, obesidad, abuso de alcohol, diabetes mellitus y pancreatitis crónica. En muy raras ocasiones, hay una predisposición hereditaria al cáncer de páncreas como posible factor de desarrollo (alrededor del 3%). El término cáncer de páncreas familiar (CPF) se usa en el contexto de las familias con al menos dos familiares de primer grado con cáncer de páncreas. 

Si bien aún no se ha identificado el defecto genético responsable de la mayoría de los casos de cáncer de páncreas familiar, la lista de síndromes con alteraciones genéticas específicas con mayor riesgo de desarrollar cáncer pancreático ha ido en aumento. Estos síndromes incluyen: el síndrome del melanoma familiar con lunares atípicos múltiples, el síndrome de Peutz-Jeghers, la pancreatitis hereditaria, cáncer de colon hereditario sin poliposis, el síndrome hereditario de cáncer de mama y de ovario, la fibrosis quística, la poliposis adenomatosa familiar, la ataxia telangiectasia y la anemia de Fanconi. 

En el IEO, los programas de estudio e investigación centrados en este cáncer específico llevan varios años de actividad. 

Prevención nutricional 

Gracias a una evaluación concienzuda de los resultados de la investigación científica, se han podido identificar los factores de riesgo específicos y los factores nutricionales protectores en ciertos tipos de cáncer de páncreas. Los expertos han clasificado los resultados en cuatro niveles: "evidencia convincente", "evidencia probable", "evidencia limitada" y un nivel final que incluye los efectos para los cuales la evidencia de asociación con el tumor es "sumamente improbable". 

 

Factores de riesgo del cáncer de páncreas 

  • Sobrepeso y obesidad (evidencia convincente) 
  • Grasa abdominal (evidencia probable) 

 

Factores preventivos del cáncer de páncreas 


Alimentos ricos en folato, como por ejemplo, las verduras de hoja verde (espinaca, endibia, escarola, acelga), brócoli, germen de trigo (evidencia probable). 

 

PREVENCIÓN Y DIAGNÓSTICO

Síntomas del cáncer de páncreas 

Los síntomas del cáncer del páncreas no se reconocen ni se relacionan fácilmente con el cáncer; a menudo, se manifiestan demasiado tarde, cuando el cáncer ha alcanzado ya un estadio avanzado y por lo tanto, no se puede someter a una resección quirúrgica. Los síntomas más comunes del cáncer de páncreas son, entre otros, ictericia (coloración amarillenta de la piel), pérdida de peso, disminución del apetito, trastornos digestivos y dolor abdominal que a menudo se irradia hacia la espalda. 

A medida que el cáncer de páncreas progresa, puede causar: 

  • Pérdida de peso. Diversos factores pueden causar pérdida de peso en las personas con cáncer de páncreas. Los síntomas del cáncer de páncreas en sí, pueden causar pérdida de peso. Las náuseas y los vómitos causados por los tratamientos contra el cáncer o la presión de un cáncer de páncreas sobre el estómago pueden dificultar la alimentación. El cuerpo puede tener dificultades para procesar los nutrientes de los alimentos porque el páncreas no produce suficientes jugos digestivos. 
  • Ictericia. Un cáncer de páncreas que bloquee el conducto biliar del hígado puede causar ictericia. Los síntomas del cáncer de páncreas son, entre otros, piel y ojos amarillentos, orina de color oscuro y heces pálidas. La ictericia suele aparecer sin dolor abdominal. 
  • Dolor. Un cáncer de páncreas en crecimiento puede presionar los nervios del abdomen y causar un dolor severo. Los analgésicos pueden aliviar el dolor y mejorar la comodidad del paciente. 
  • Obstrucción intestinal. El cáncer de páncreas que crece en el intestino delgado (duodeno) o presiona la primera parte de éste, puede bloquear el flujo de alimentos digeridos desde el estómago hasta los intestinos. 

TRATAMIENTO Y ENSAYOS CLÍNICOS

La cirugía sigue siendo la piedra angular en el tratamiento de este cáncer. Lamentablemente, solo entre el 5% y el 20% de todos los cánceres de páncreas se pueden resecar radicalmente en el momento del diagnóstico. El tipo de cirugía depende de la ubicación del área afectada en el páncreas, el tamaño del cáncer y la necesidad de obtener márgenes de resección libres de la enfermedad. Por lo tanto, mientras en algunos casos es posible preservar el páncreas (céfalo duodeno pancreatectomía, pancreatectomía y esplenectomía distal), en otros casos la glándula pancreática debe extirparse por completo (pancreatectomía total), con la consiguiente insuficiencia pancreática y diabetes mellitus. 

Ante una posible cirugía de resección, es fundamental comunicarse con los centros de referencia, lugares donde la morbilidad y la mortalidad perioperatorias se reducen al mínimo. Esto se debe, por una parte, a la especialización y la experiencia derivadas de operar una gran cantidad de casos de cáncer de páncreas y por otra, de la especialización de los diferentes profesionales que coordinan su labor conjunta (oncólogo quirúrgico, oncólogo médico, radiólogo, gastroenterólogo, endoscopista, radiólogo intervencionista, patólogo, nutricionista, endocrinólogo). Todos estos profesionales trabajan en el IEO desde su fundación y colaboran activamente para optimizar el diagnóstico y las pautas de tratamiento del cáncer de páncreas. 

Los avances tecnológicos y las técnicas e instrumentos quirúrgicos mínimamente invasivos han fomentado la aplicación de una metodología laparoscópica mínimamente invasiva para el tratamiento del cáncer de páncreas. Los procedimientos como la estadificación laparoscópica y la pancreatectomía remota han demostrado su viabilidad y seguridad, y parecen ofrecer ventajas significativas en comparación con las cirugías correspondientes realizadas con acceso laparoscópico 

Los efectos sobre el estado nutricional y la salud general del paciente debido a la ausencia del páncreas, como consecuencia de la resección del cáncer, se evitan con eficacia mediante una serie de recomendaciones y planes de dieta personalizados, proporcionados por el personal especializado en el momento del alta hospitalaria y durante el seguimiento posterior. Las posibles alteraciones del metabolismo producto del cáncer, incluida la diabetes mellitus, se evalúan adecuadamente y se corrigen rápidamente con el apoyo de los endocrinólogos. Ambos tipos de especialistas trabajan en el IEO y son un recurso fundamental para el manejo integral del paciente con cáncer de páncreas. 

La quimioterapia adyuvante, que se administra para prevenir la recurrencia del cáncer de páncreas, representa una metodología razonable para pacientes con riesgo elevado de recaída tras la resección curativa. El tratamiento de referencia para el cáncer de páncreas avanzado a nivel local, no resecable o metastásico es laquimioterapia. En los últimos años, la optimización del tratamiento de las formas avanzadas de cáncer de páncreas ha facilitado la investigación sistemática, con una mejora en la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes, en gran medida debido a las nuevas combinaciones de medicamentos de quimioterapia. 

La colocación de una prótesis biliar interna por vía endoscópica (por colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, CPRE) es una alternativa viable a la cirugía paliativa para los pacientes con ictericia, con tasas de éxito de hasta el 85%, un riesgo de mortalidad bajo (entre el 1% y el 2%) y una reducción significativa en la duración del plazo de internación en pacientes afectados por cáncer de páncreas. 

En los pacientes con resección gastrointestinal o pacientes que por otras razones no pueden recibir una prótesis interna, se puede considerar la colocación de un drenaje biliar externo. 

El objetivo de los ensayos clínicos que se están realizando en el IEO para este tipo de cáncer es investigar la implementación de nuevos fármacos biológicos en el tratamiento del cáncer de páncreas metastásico y la quimioterapia neoadyuvante en enfermedades potencialmente resecables. Finalmente, un área de absoluta novedad es la búsqueda de marcadores moleculares del cáncer de páncreas tanto en formas esporádicas como hereditarias a nivel familiar. 

Tratamiento de la metástasis del cáncer de páncreas 

El cáncer de páncreas es una de las neoplasias malignas más mortales, cuya morbilidad y mortalidad son cada vez mayores y no ha habido ningún avance importante en el tratamiento. La tasa de supervivencia a 5 años del cáncer de páncreas es de apenas un 6%. La razón principal de tan baja tasa de supervivencia se debe a que la gran mayoría de los pacientes presentan metástasis no resecables. Las metástasis hepáticas por cáncer de páncreas son las más comunes, e incluso después de una cirugía curativa para la enfermedad resecable, más del 62% de los pacientes desarrollarán metástasis hepáticas múltiples. La esperanza de vida de los pacientes afectados por cáncer de páncreas con metástasis hepáticas es baja. 

Los cuidados paliativos han desempeñado un papel importante en los pacientes con metástasis hepáticas. 

En la actualidad, la quimioterapia sistémica se considera la principal metodología de tratamiento para las metástasis hepáticas del cáncer de páncreas; además, las terapias no quirúrgicas para el hígado, en particular, la ablación por radiofrecuencia, la criocirugía y la quimioembolización transarterial, se consideran metodologías terapéuticas alternativas para las metástasis hepáticas no resecables. Sin embargo, se necesita una coordinación multidisciplinaria para asegurar la selección óptima de las modalidades de tratamiento para los pacientes con cáncer de páncreas. 

MÁS PARA USTED

El cáncer de páncreas puede llegar a tener consecuencias nutricionales, por ejemplo, la desnutrición, el síndrome de caquexia (caracterizado por la pérdida de masa grasa y magra), la pérdida significativa de peso corporal y la reducción de la ingesta de alimentos debido a la anorexia. 

Consecuencias nutricionales de la resección del cáncer de páncreas 

Las consecuencias nutricionales de la resección del cáncer de páncreas dependen también del tipo de operación realizada. Por ejemplo, en el caso de la pancreatectomía distal, la función digestiva y la absorción se ven más favorecidas que con la duodenopancreatectomía. Las intervenciones pueden llevar a una mala digestión y mala absorción (debido a la falta de enzimas pancreáticas), especialmente de lípidos y vitaminas liposolubles, generando esteatorrea (presencia de grasas sin digerir en las heces) y una reducción del peso corporal. Puede experimentarse una reducción en la absorción de las proteínas y la energía total. Otra complicación frecuente es la diabetes insulinodependiente 

Durante la cirugía, se coloca una pequeña sonda (yeyunostomía de alimentación) para garantizar la nutrición fisiológica durante el período postoperatorio (connutrición enteral, NE) y que el paciente reciba la cantidad necesaria de alimento cuando la ingesta por vía oral resulta deficiente o inadecuada en comparación con la necesidad. La yeyunostomía de alimentación no se retira al darle el alta al paciente y se usa cuando éste no puede seguir una dieta adecuada para sus requisitos nutricionales. Después de la resección pancreática, debe controlarse el contenido de grasa en la dieta (no debe superar el 30% de la ingesta calórica total). 

Según el tipo de cirugía realizada, el paciente puede necesitar cápsulas de enzimas pancreáticas. En casos específicos, puede ser recomendable la introducción de TCM (triglicéridos de cadena media) en la dieta. Son grasas más fáciles de digerir y se metabolizan rápidamente. También debe controlarse la cantidad de azúcares simples (miel de abejas, jarabes, jugos de fruta) en la dieta; se recomienda que no supere el 10% de la ingesta calórica total. 

USEFUL LINKS

  • OFICINA INTERNACIONAL DE IEO

    La Oficina Internacional del IEO se dedica plenamente a brindar una bienvenida y una estadía personalizadas en el hospital, para satisfacer las necesidades individuales.

  • Como solicitar Segunda Opinión

    IEO Second Opinion es un servicio para quienes desean confirmar el diagnóstico y los tratamientos recomendados por otros médicos.

  • Comuníquese con nosotros

    Uno de nuestros asistente de la Oficina Internacional del IEO estará encantado de darle toda la información que necesite y lo asistirá personalmente.

PARTNERSHIP

Università degli Studi di Milano Ecancer Medical Science IFOM-IEO Campus

CREDITS

Ministero della Salute Joint Commission International Breastcertification bollinirosa

© 2013 Istituto Europeo di Oncologia - via Ripamonti 435 Milano - P.I. 08691440153 - Codice intermediario fatturazione elettronica: A4707H7

IRCCS - ISTITUTO DI RICOVERO E CURA A CARATTERE SCIENTIFICO