CLOSE

Cáncer de Próstata

El Instituto Europeo de Oncología es líder en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata, porque integra las competencias médicas y de enfermería en una metodología que garantiza el tratamiento integral del cáncer de próstata.

EN POCAS PALABRAS

El cáncer de próstata es una de las enfermedades más frecuentes en los hombres y representa casi el 15% de todos los cánceres que se diagnostican a la población masculina. Es sumamente raro que este cáncer se manifieste antes de los 45 años. La próstata es una glándula que se encuentra solamente en los hombres y produce parte del fluido seminal que se emite durante la eyaculación. El cáncer de próstata se origina a partir del crecimiento descontrolado de las células que están dentro de la glándula. 

RIESGOS DEL CANCER DE PRÓSTATA

Hasta la fecha, se desconocen las causas del cáncer de próstata; sin embargo, se pueden identificar ciertos factores de riesgo que podrían promover su aparición. 

  • Edad. La edad constituye el principal factor de riesgo de este cáncer, dado que rara vez se manifiesta en hombres menores de 45 años. La probabilidad aumenta con la edad y en nuestra experiencia, la mayoría de los hombres que padecen esta enfermedad son mayores de 60 años.
  • Antecedentes familiares .El riesgo aumenta si el padre o un hermano presentan historia clínica de cáncer de próstata. 
  • Raza. El cáncer de próstata es más común en los hombres afroamericanos que en los blancos (categoría que incluye a los hombres de origen hispano). La frecuencia de este cáncer también es menor en hombres asiáticos y descendientes de nativos estadounidenses. 
  • Dieta. Algunos estudios sugieren que los hombres que siguen una dieta rica en grasa animal o carne pueden presentar un riesgo mayor de contraer cáncer de próstata. Asimismo, los hombres que siguen una dieta con abundantes frutas y verduras parecen tener menos riesgo de padecer este cáncer. 
  • Factores genéticos y hormonales. Las mutaciones de ciertos genes, por ejemplo, el BRCA1 y el BRCA2 o el HPC1, que se detectan con más frecuencia en sujetos menores de 55 años, además de un nivel elevado testosterona e IGF-1, pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer de próstata. 

PREVENCIÓN Y DIAGNÓSTICO

La incidencia (es decir, la cantidad de casos nuevos de cáncer de próstata durante cierto periodo) de esta enfermedad aumenta constantemente y se ha duplicado en la última década, debido al aumento de la edad promedio de la población y la introducción del análisis del antígeno específico de la próstata (AEP). En contraste con este aumento, la mortalidad se reduce progresivamente, lo que ratifica la importancia decisiva del diagnóstico precoz del cáncer de próstata con una detección espontánea a partir de una dosificación del AEP y una consulta urológica. 

Síntomas del cáncer de próstata 

No se dispone de herramientas de prevención primaria específica para el cáncer de próstata, aunque se hayan establecido algunas reglas de comportamiento que pueden incluirse en la vida cotidiana, entre ellas, aumentar el consumo de frutas, verduras y granos integrales, además de reducir el consumo de carne roja y los alimentos ricos en grasas insaturadas. Se recomienda mantener un peso normal y mantenerse en forma, haciendo actividad física regular. 

Antes de la aparición de los síntomas, el cáncer de próstata se diagnostica actualmente con análisis de detección espontáneos (análisis del AEP y consulta urológica). 

Con frecuencia, los síntomas del cáncer de próstata no se detectan hasta que el cáncer ha crecido lo suficiente como para ejercer presión sobre la uretra. Esto normalmente genera problemas asociados con la micción. 

Los síntomas del cáncer de próstata pueden ser, entre otros: 

 

  • Necesidad de orinar con más frecuencia, a menudo durante la noche 
  • Necesidad urgente de ir al baño 
  • Dificultad para comenzar a orinar (vacilación)
  • Esforzarse o tardar mucho para orinar 
  • Flujo de orina débil 
  • Sensación de que la vejiga no se ha vaciado completamente 

Con la vejez, la próstata se va agrandando. En general, esto no se debe al cáncer de próstata. Es una condición denominada hiperplasia benigna de próstata (HBP). La HBP no suele transformarse en cáncer de próstata. Pero cuando la próstata se agranda, a veces puede contener áreas de células cancerosas. 

Patrón de diagnóstico del cáncer de próstata 

El patrón para diagnosticar el cáncer de próstata comprende: 

  • AEP, PCA3, PHI (Índice de salud de la próstata) 
  • Examen rectal digital (consulta urológica) 
  • Biopsia de próstata 

La estadificación se puede efectuar con: 

  • Resonancia magnética multiparamétrica 
  • TC abdominal y pélvica con agente de contraste 
  • Escintigrafía ósea 

Prevención nutricional del cáncer de próstata 

Además, hay algunas recomendaciones nutricionales en relación con el cáncer de próstata. Gracias a una evaluación concienzuda de los resultados de la investigación científica, se han podido identificar los factores de riesgo específicos y factores nutricionales protectores en ciertos tipos de cáncer de próstata. Los expertos han clasificado los resultados en cuatro niveles: "evidencia convincente", "evidencia probable", "evidencia limitada" y un nivel final que incluye los efectos para los cuales la evidencia de asociación con el tumor es "sumamente improbable". Las recomendaciones se fundan en evidencia probable y convincente. En relación con el cáncer de próstata, una dieta demasiado rica en calcio constituye un factor de riesgo probable. El consumo de alimentos ricos en licopeno, como por ejemplo, los tomates, el pomelo rosado, la sandía y los alimentos ricos en selenio, que se encuentra principalmente en el pescado, es un factor protector probable para prevenir el cáncer de próstata y evitar los síntomas del cáncer de próstata. 


TRATAMIENTO Y ENSAYOS CLÍNICOS

En el Instituto Europeo de Oncología, hay un equipo especializado que se dedica al diagnóstico y el tratamiento del cáncer de próstata poniendo al paciente en el cetro del proceso terapéutico, con un papel activo en cada etapa. 

Metodología terapéutica aplicada al cáncer de próstata (cirugía, radioterapia y supervisión activa) 

Los objetivos del tratamiento del cáncer de próstata varían en función del alcance y la agresividad de la enfermedad, la expectativa de vida del paciente y la presencia de enfermedades concomitantes que pueden representar un riesgo de muerte superior al del cáncer de próstata en sí. 

Para seleccionar el tratamiento adecuado, se evalúa al paciente considerando los factores pronósticos relacionados con el cáncer: 

  • Estadio clínico 
  • Biopsia de puntuación de Gleason 
  • Niveles de AEP 
  • Edad
  • Comorbilidades 
  • Expectativa de vida 

El cáncer de próstata localizado se puede tratar con cirugía (actualmente, la prostatectomía es el tratamiento más utilizado), radioterapia o supervisión activa (según los criterios del Programa Internacional PRIAS). Esta metodología implica el monitoreo simple del curso del cáncer de próstata, evaluado con una repetición periódica de la dosificación del AEP y las biopsias de próstata, integradas en nuestro centro por una resonancia magnética multiparamétrica. 

Para los pacientes que pueden recibir el tratamiento radical del cáncer de próstata con fines curativos, el Instituto Europeo de Oncología ofrece un procedimiento quirúrgico asistido por robot, con el que se logran resultados excelentes en términos de erradicación del cáncer de próstata, morbilidad perioperatoria limitada con poco impacto en la calidad de vida del paciente y recuperación más rápida de los resultados funcionales en comparación con la cirugía tradicional. 

La RM multiparamétrica de próstata y la introducción del sistema de evaluación PI-RADS, tal como lo publica ESUR, han demostrado ser de gran utilidad a la hora de planificar la cirugía, lo que permite identificar la ubicación más probable del cáncer de próstata y realizar análisis intraoperatorios, favoreciendo así la reducción de los márgenes quirúrgicos positivos. Terapia hormonal para el cáncer de próstata (inclusive para el cáncer de próstata con metástasis o cánceres avanzados a nivel local) 

La testosterona que produce el varón estimula el crecimiento del cáncer de próstata. La terapia hormonal trata de contrarrestar esta acción disminuyendo o bloqueando la síntesis de testosterona (privación de andrógenos) 

La terapia hormonal puede indicarse en los casos siguientes: 

  • Cánceres de próstata con metástasis o avanzados a nivel local 
  • Antes y durante la radioterapia, en particular, para el cáncer de próstata de riesgo intermedio y elevado 

Después de la cirugía o radioterapia con fines curativos, de duración prolongada o permanente en pacientes de riesgo elevado, para reducir el riesgo de recurrencia del cáncer de próstata. 


El tratamiento hormonal se puede administrar con diversas estrategias: 

La extirpación quirúrgica de ambos testículos (orquiectomía bilateral) permite lograr los mejores resultados en el menor tiempo posible, reduciendo permanentemente los niveles circulantes de testosterona. Obviamente, desde un punto de vista psicológico, este método resulta difícil de aceptar para el paciente, razón por la cual en la actualidad, a menos que el propio paciente prefiera esta solución drástica para no tener que someterse a tratamientos permanentemente, la cirugía se reserva para los casos urgentes, en los cuales es necesario bajar rápidamente los niveles de testosterona para reducir la compresión de las metástasis óseas en la médula espinal (compresión espinal). 

 

Terapia farmacológica con diversos medicamentos que pueden reducir los niveles de testosterona en la sangre, entre ellos: 


- Agonistas de la LHRH (o GnRH) (hormona liberadora de gonadotropina) 

- Antagonistas de la LHRH (o GnRH) (hormona liberadora de gonadotropina) 

- Antiandrógenos 

 

Según las características paciente y del cáncer de próstata, los médicos pueden indicar alguno de estos medicamentos en forma aislada o combinados (por ejemplo, agonistas de la LHRH con antiandrógenos para prevenir el llamado "brote tumoral"). El tratamiento del cáncer de próstata puede ser constante o con períodos de interrupción breves (terapia intermitente), para reducir las consecuencias de los efectos secundarios. 

 

Análogos de los agonistas de la LHRH (o GnRH) y antagonistas de la LHRH (o GnRH) 

La secreción de la testosterona es regulada por el eje hipotálamo hipofisario, desde el cual comienza la cascada de mensajes que impulsan a los testículos (y a los ovarios) a producir hormonas sexuales. Estos fármacos bloquean el estímulo inicial al hipotálamo y se ha demostrado que tienen el mismo efecto en los niveles circulantes de testosterona que la castración quirúrgica. 

 

Antiandrógenos 

La testosterona estimula la replicación de las células del cáncer de próstata, uniéndose a los receptores específicos que se encuentran en la superficie de las células cancerosas. Los antiandrógenos son fármacos que bloquean la interacción entre la hormona sexual masculina y estos receptores, algo que inhibe el crecimiento del cáncer de próstata. Causan menos trastornos de la erección, pero más dolor en el pecho en comparación con los agonistas de la LHRH. Pueden asociarse con otros fármacos en las primeras fases del tratamiento del cáncer de próstata para reducir (provisoriamente o durante todo el tratamiento), el efecto del aumento de la producción de andrógenos (brote tumoral), con el fin de reforzar su efecto (bloqueo completo de andrógenos). En otros casos, se pueden usar solos (antes o con más frecuencia, después de la intervención eventual). Los más comunes son el acetato de ciproterona, bicalutamida, flutamida. 

 

Tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración 

El cáncer de próstata puede progresar al aumentar el AEP, en ausencia de enfermedad remota o con la aparición o progresión de las metástasis durante o después de la terapia hormonal clásica. Estos casos se denominan cáncer de próstata resistente a la castración. Durante esta fase, el cáncer de próstata también puede crecer y progresar en presencia de dosis bajas de testosterona circulante. El docetaxel y otros agentes nuevos como el cabazitaxel, la abiraterona, la enzalutamida, el sipuleucel-T y el radio 223 han transformado notablemente el tratamiento de los pacientes que padecen cáncer de próstata con metástasis resistente a la castración. Todos estos agentes han demostrado un beneficio sustancial en términos de supervivencia.  Las respuestas al tratamiento del cáncer de próstata pueden variar según las comorbilidades asociadas, el alcance y la agresividad biológica del cáncer. Los efectos secundarios asociados con el tratamiento dependen del fármaco. 

 

Tratamiento del cáncer de próstata con metástasis, metástasis óseas y expectativa de vida

 

Las metástasis óseas son la razón principal de la morbilidad y la mortalidad en el cáncer de próstata con metástasis. La terapia dirigida al microentorno óseo, un elemento clave en la patogénesis de la metástasis ósea, se ha convertido en uno de los pilares del tratamiento. El hueso es un área de metástasis frecuente y en general indica un pronóstico a corto plazo en pacientes con cáncer. Una vez que el cáncer se ha diseminado a los huesos, su curación es rara, pero a menudo, se puede tratar para retrasar su crecimiento. La mayoría de las metástasis esqueléticas se deben al cáncer de mama y de próstata. En realidad, la metástasis ósea es mucho más frecuente que los cánceres de hueso primarios, especialmente en los adultos. El diagnóstico del cáncer de próstata se realiza en función de los signos, síntomas e imágenes. Gracias a las nuevas clases de fármacos e intervenciones, los pacientes afectados por este cáncer pueden disfrutar de una mayor expectativa de vida, con mejor calidad. Es necesario aplicar una metodología pluridisciplinar para tratar a los pacientes de cáncer de próstata con metástasis óseas. Las metástasis óseas se clasifican como osteolíticas, osteoblásticas o mixtas, según el mecanismo principal de interferencia con la remodelación ósea normal. Las metástasis óseas son una de las principales causas de morbilidad y se caracterizan por un dolor intenso, movilidad reducida, fracturas patológicas, compresión de la médula espinal, aplasia de la médula ósea e hipercalcemia. Las decisiones de tratamiento dependen de varios parámetros, por ejemplo, si la enfermedad ósea está localizada o generalizada, si hay evidencia de metástasis extraesqueléticas, el tipo de cáncer y sus características, el historial de tratamientos previos y la respuesta a la enfermedad, los síntomas y el estado general de salud. Los tratamientos pueden limitar o retrasar el crecimiento de la metástasis ósea y pueden ayudar a paliar los síntomas asociados, pero no son curativos. Los bifosfonatos, como el ácido zoledrónico, que se dirige directamente a los osteoclastos, el denosumab, un receptor activador del factor nuclear kappa B (RANK) que ataca un componente clave de la interacción estromal ósea y el radio 223, emisor de partículas alfa que imita el comportamiento del calcio y se dirige específicamente a las áreas de la metástasis osteoblástica que están activas a nivel metabólico e induce una ruptura de la doble cadena de ADN, se consideran tratamientos específicos para el cáncer de próstata con metástasis y desempeñan una función muy importante en la gestión de los síntomas del cáncer de próstata, dado que pueden ayudar a controlar el dolor y son fundamentales para prevenir las complicaciones esqueléticas. Así, la gestión el dolor con analgésicos y radiación se debe administrar según las indicaciones durante el inicio de estos tratamientos. La radioterapia es el tratamiento preferido para el dolor óseo localizado, en presencia de dolor óseo mal localizado o en caso de recurrencia del dolor en áreas del esqueleto previamente irradiadas. 

USEFUL LINKS

  • OFICINA INTERNACIONAL DE IEO

    La Oficina Internacional del IEO se dedica plenamente a brindar una bienvenida y una estadía personalizadas en el hospital, para satisfacer las necesidades individuales.

  • Como solicitar Segunda Opinión

    IEO Second Opinion es un servicio para quienes desean confirmar el diagnóstico y los tratamientos recomendados por otros médicos.

  • Comuníquese con nosotros

    Uno de nuestros asistente de la Oficina Internacional del IEO estará encantado de darle toda la información que necesite y lo asistirá personalmente.

PARTNERSHIP

Università degli Studi di Milano Ecancer Medical Science IFOM-IEO Campus

CREDITS

Ministero della Salute Joint Commission International Breastcertification bollinirosa

© 2013 Istituto Europeo di Oncologia - via Ripamonti 435 Milano - P.I. 08691440153 - Codice intermediario fatturazione elettronica: A4707H7

IRCCS - ISTITUTO DI RICOVERO E CURA A CARATTERE SCIENTIFICO